La industria Cloud se prepara para la llegada de los drones al sector público

Te guste o no, los drones públicos están a punto de llegar. De hecho, la organización Cloud Security Alliance (CSA), dedicada a asegurar los entornos informáticos en la nube ha comenzado a trabajar con la iniciativa global sin ánimo de lucro, Securing Smart Cities, para establecer las normas que guiarán los futuros aviones no tripulados de uso público.

Su informe, escrito en colaboración con el Grupo de Trabajo de Internet de las Cosas (IoT) de la propia CSA, ofrece las líneas maestras de los futuros programas de fabricación y operación segura de estos ingenios que muy pronto veremos por nuestras ciudades.

Pero, ¿por qué se ha involucrado la Cloud Security Alliance? La respuesta es que, si bien es cierto que cualquiera puede controlar un helicóptero tipo DJI Phantom 4 Quadcopter desde un teléfono, son necesarios más recursos si queremos controlar cientos o miles de ellos. Se precisa el respaldo de la nube.

Pero, antes de que la gestión de drones llegue al Cloud, hay que resolver incógnitas previas, como:

  • La necesidad de que los fabricantes de estos aviones no tripulados integren métodos de seguridad en sus procesos de desarrollo y fabricación.
  • La obligatoriedad de identificar y abordar múltiples puntos de integración del dron por toda la ciudad puede suponer una vulnerabilidad que sea utilizada como vía de ataque, incluso el software basado en la nube.
  • La necesidad de establecer regulaciones estables y estandarizadas que hagan frente a la proliferación de drones peligrosos, permitan recoger evidencias o establecer zonas sobre las que esté prohibido sobrevolar estos dispositivos, etc.
  • El uso de nuevos algoritmos, aún no probados, que den soporte a operaciones entre diferentes drones y a la cooperación entre ellos.
  • Plantearse el hecho de que los drones puedan estar autorizados para desplegarse en operaciones que superen la línea de visión, también llamada Beyond Line of
    Sight (BLOS). Los ingenieros de seguridad deben comenzar a planificar ahora la protección futura frente a la posible amenaza de que los drones invadan el espacio aéreo nacional.

Según el citado informe, “los proveedores consideran la seguridad como un coste añadido y prefieren ofrecer más funcionalidades que protección. Es responsabilidad de los fabricantes aportar seguridad y estabilidad a estos dispositivos, para que puedan adoptarse y aprovecharse en zonas urbanas. También resulta importante que los gobiernos fomenten regulaciones que refuercen los niveles de seguridad y disuadan de poner en marcha medidas de ciberseguridad débiles en entorno real”.

“Seas o no partidario de los drones, cada vez es más evidente que jugarán un papel importante, e incluso crítico, en medio de la ciudad inteligente”, asegura Brian Russell, coautor del informe y presidente del grupo de trabajo IoT de la CSA.

Mohamad Amin Hasbini, miembro del consejo de seguridad de Smart Cities, añade que “habrá drones en el cielo, por mar o tierra. Pero, ¿estamos listos? La adopción masiva de aviones no tripulados por entornos urbanos implica que veremos miles de dispositivos móviles conectados y programables que no sólo funcionarán por las calles, sino también por encima y por debajo de nosotros. Desde una perspectiva de seguridad, esto puede ser un desastre potencial, en caso de que uno o varios de estos sistemas, o su software, sean atacados o manipulados para tomar su control. Estamos tratando de plantear estas cuestiones al público lo antes posible, y por eso hemos preparado estas directrices”, concluye.

En este momento, estas directrices son, más bien, sugerencias de sentido común. Por ejemplo, el grupo pide mantener a ciudadanos y empleados municipales a salvo del daño causado por los drones y proteger la información personal para que no sea divulgada.

Sin embargo, éste es solo el comienzo. Y, con la FAA recibiendo 25 alertas mensuales de drones que sobrevuelan demasiado cerca de aviones tripulados, es sólo una cuestión de tiempo que éstos dispositivos se conviertan en una preocupación aún mayor.


Autor: Steven J. Vaughan-Nichols

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: