Tecnología que ayuda a los refugiados

El último informe de Tendencias Globales publicado por la Agencia de Refugiados de la ONU, ACNUR, asegura que 65,3 millones de personas -o uno de cada 113 habitantes del planeta- han sido desplazados de su hogar por un conflicto armado o persecución, durante 2015. Para ponerlo en perspectiva, estamos hablando de la población completa de Reino Unido, o la de Canadá, Australia y Nueva Zelanda juntas.

La crisis de los refugiados es un tema global, que a veces divide la opinión política. Pero, la acogida de los refugiados en Alemania dio la vuelta al mundo en 2015 y las cifras oficiales de la oficina federal para inmigrantes y refugiados (BAMF) muestran que ese año llegaron al país 1,1 millones de refugiados.

Alojar un número tan elevado de personas, muchas de ellas después de padecer dificultades y traumas importantes, supone un auténtico desafío administrativo. DXC Alemania lo sabe muy bien, porque ha trabajado con la Iniciativa sin ánimo de lucro D21 y con otros socios en este país para crear la Plataforma de Apoyo al Refugiado, con tecnología de próxima generación que proporciona un espacio online eficiente para que los funcionarios gubernamentales puedan acceder rápidamente a los servicios de TI que se utilizan para dar apoyo a los refugiados.

Por eso, me he reunido con mi colega, Philipp Müller, Director General para el Sector Público de Europa Central y del Este en DXC, y con el director de la junta directiva de D21, para conocer en detalle el papel que ambos han jugado en este proyecto.

Creación de una sociedad digital

Philipp me explicó los objetivos de la Iniciativa D21, la mayor asociación sin ánimo de lucro de Alemania, promovida por el gobierno y la industria digital de aquel país. “D21 integra a cerca de 200 compañías e instituciones de diferentes sectores, así como a socios políticos de gobiernos federales, estatales y locales. Su principal objetivo es dar forma a la sociedad digital, con proyectos pioneros sin ánimo de lucro, y hacer que Alemania logre éxito social y económico en el mundo digital del siglo XXI “, según me dijo.

Cuando comenzó la crisis de refugiados, Philipp y dos miembros más de D21 se reunieron para discutir cómo podían apoyar al gobierno y a las organizaciones civiles. Su idea pasaba por colaborar en la ayuda a los refugiados, por lo que crearon una comunidad y desarrollaron una plataforma de compromiso que conectara a voluntarios con la causa y a  organizaciones comprometidas con la integración de los refugiados en la sociedad.

La comunidad organizó con éxito una Cumbre de Refugiados que reunió al ministro del Interior con varios cientos de representantes de organizaciones no gubernamentales, funcionarios y empresas, para discutir la mejor manera de ayudar y apoyar a los refugiados.

Beneficios claros de negocio

Pero, yo también tenía curiosidad por saber más sobre el papel de DXC en este proyecto y Philipp me aseguró que “varios de nuestros consultores invirtieron su tiempo libre en el proyecto. Algunos realizaron trabajos técnicos, de arquitectura, diseño y desarrollo de la plataforma, mientras que otros apoyaron la gestión del proyecto, en la organización de la Cumbre de Refugiados y en otras reuniones de la comunidad. Todos los involucrados obtuvieron una gran recompensa personal por participar en el proyecto”.

Aunque ya se ha avanzado mucho, Philipp recuerda que aún queda mucho por hacer. “Nos reuniremos en 2017 con la comunidad para discutir dónde centrarnos, a partir de ahora. Hablaremos con aquéllos que trabajan sobre el terreno, para entender mejor los temas e intentaremos asociarnos con otras organizaciones sin ánimo de lucro, que estén especializados en tareas de apoyo a los refugiados “, sostiene.

Sobre los beneficios para DXC, Philipp lo tiene muy claro; “trabajamos para el Ministerio del Interior y la Oficina Federal de Inmigración y Refugiados. Nuestro trabajo (de responsabilidad corporativa) nos permite servir mejor a nuestros clientes, porque, al hacerlo, podemos comprender mejor la situación. Eso nos permitió generar ideas que no habríamos desarrollado de otra forma”.

Y Philipp concluye; “trabajar en algo tan importante para nuestra comunidad también nos hizo ser conscientes del valor de lo que hacemos. Estoy muy orgulloso de que DXC participe en ello”.


Autor: Paula Sullivan

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: