Libérese de restricciones en la Era Cloud

En esta era de tecnología bajo demanda, los servicios se ven obligados a impedir que cualquiera pueda dañar al resto de la gente. Y un buen ejemplo de ello son los límites de almacenamiento que nos impide tener otro buzón de correo o un archivo más pesado.

Probablemente, cuando se puso en marcha por primera vez la actual infraestructura bajo demanda, alguien se fijó en los costes y dijo “son muchas máquinas. ¿Por qué necesitamos tantas?” Porque solo podemos tener 100MB. ¿Por qué va a necesitar nadie guardar más de 100MB de emails? Y, después de eso, se opta por gestionar esos 100 MB.

El coste de esos 100 MB es claro y controlable, pero nadie sabe cuál es el coste oculto de gestionar esa pequeña cantidad de datos y nadie sabe calcular el coste de oportunidad de destinar gente a administrar esos ridículos 100 MB.

En un mundo en el que primero se piensa en Cloud, muchos de esos límites han desaparecido. Ya no necesitamos un buzón de 100 MB, prácticamente tenemos almacenamiento ilimitado en cualquiera de las suscripciones Cloud disponibles. Sin embargo, las restricciones del pasado siguen ahí, dentro de las organizaciones. Y, entonces, la pregunta es ¿por qué no liberamos a esa gente?

  • La excusa “alternativa” – En la mayoría de las organizaciones, las personas que crearon los límites originales ya no están y, con ellas, se ha perdido la razón inicial de esa restricción. Algunas veces, las organizaciones no afrontan la eliminación de esas barreras y se convencen a sí mismas de los motivos de esas limitaciones. Argumentan que “el coste del equipamiento no puede ser la única razón para justificar esta restricción”. La sensación de aquellos de nosotros que luchamos contra este razonamiento es como la de buscar a un fantasma. Es difícil razonar a partir de un motivo que ya no existe (y probablemente nunca existió, ni siquiera al principio).
  • La justificación “jerárquica” – En un mundo de continuas reducciones, los más veteranos definen el nivel de privilegios de algunos frente al resto de la gente normal. Pero, ¿cómo definimos los privilegios en un mundo sin restricciones? Se reinstauran las limitaciones.
  • El “siempre lo hemos hecho así” – Para manejarse dentro de los límites, la gente suele copiar mecanismos del pasado y, en general, reproduce las mismas respuestas, aunque ya no existan las restricciones. La gente comprime archivos para guardarlos, aunque disponga de alojamiento infinito, incluso lo hace sabiendo que conlleva más esfuerzo y que está perdiendo valor. Cambiar las prácticas habituales añadiría valor, pero lo siguen haciendo igual.

La verdad es que ninguno tiene una buena razón para mantener estas restricciones del pasado, pero lo siguen haciendo.

Los proveedores de servicios en Cloud ofrecen la posibilidad de eliminar restricciones, porque el mercado les dice que lo hagan. No les cuesta mucho ofrecer esta capacidad, pero en realidad no están aportando más valor a su oferta.

Las organizaciones que eliminan completamente las restricciones y comunican a su gente que ya no tienen que manejar esas cortapisas aportan valor de inmediato. Y, más aún, se abren a todo un mundo de oportunidades que no existían antes.

Puede liberarse mucho valor rescatando a la gente del “siempre lo hemos hecho así”, lo que requiere comunicación y formación.

Una vez que las organizaciones eliminan sus restricciones, a menudo descubren otros problemas que el mundo libre trae consigo. La manera de abordar estos problemas no es recrear las viejas limitaciones, sino más bien encontrar nuevas soluciones más apropiadas para el mundo Cloud que defiende el valor de la libertad.

A medida que entra gente nueva a las organizaciones, resulta aún más extraño mantener antiguas limitaciones, incluso arcaicas. Para esta fuerza de trabajo nativa en Cloud, no será suficiente que su organización disponga de servicios en la nube; tendrá que eliminar también las restricciones, para que estos profesionales logren el valor que esperan.

Las viejas restricciones ya fueron un dolor de cabeza en el viejo mundo. No las mantenga en esta nueva era.  ¡Apueste por la libertad!

Autor: Graham Chastney

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: