La lección sobre IoT que ya deberíamos haber aprendido 

Hace unas semanas escribí sobre los pasos que las empresas deben iniciar para prepararse ante la llegada de Internet de las Cosas (IoT). Me centraba en la importancia de gestionar y analizar los datos generados, a partir de los dispositivos conectados.

Pero conseguirlo depende de dos variables: conectividad y seguridad. Sin éstas, sus iniciativas IoT están condenadas a ofrecer un bajo rendimiento o, peor aún, a sufrir vulnerabilidades que pueden tener un alto coste.

Si bien la implementación de IoT puede parecer desalentadora o incluso abrumadora (hablamos de administrar y proteger miles de dispositivos conectados), la experiencia de los profesionales de TI con otro cambio revolucionario (como BYOD) puede servir de ayuda.

La primera lección que deberíamos extraer es que se precisan:

  1. Objetivos que tengan relación con los objetivos del negocio
  2. Una forma de medir el rendimiento, en función de esos objetivos
  3. Un conjunto de políticas que gestione y proteja tanto los datos como los dispositivos.

Ese último aspecto, en concreto, resulta crítico para la operativa de IoT porque supone disparar de forma exponencial el número de dispositivos conectados a una red empresarial.

Si eso no es un desafío suficiente, la mayoría de los dispositivos IoT se fabrican y se rompen fácilmente. Esto los convierte en objetivos tentadores para los hackers, como ya se ha comprobado.

Además de crear políticas de uso y acceso para los dispositivos IoT,  las empresas deben identificar TODOS los dispositivos conectados a su red y descubrir cualquiera capaz de hacerlo. Recuerda, la zona de sombra en IoT no es tu amiga.

Un consejo más: el gran número de dispositivos IoT que muchas empresas tendrán muy pronto que gestionar se extiende más allá del alcance de los seres humanos. Ahí es donde la inteligencia artificial (AI) y la automatización pueden ser de incalculable valor.

Como asegura el experto en temas de seguridad de la información, Eran Barak, en este artículo, “las herramientas de seguridad basadas en AI tienen la capacidad de investigar automáticamente cada alerta, en lugar de simplemente priorizar las que coincidan con un criterio de búsqueda”.

Además, según Barak, la seguridad basada en IA para dispositivos IoT puede “automatizar el proceso de resolución”, liberando a las TI para que se centren en las prioridades estratégicas de la compañía.

IoT puede parecer un salvaje nuevo mundo (y, en términos de volumen, lo es). Pero también lo fue BYOD hace unos años (y, hey, sobreviviste a eso, ¿verdad?).

Autor: Chris Nerney

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: