Cuando tu asistente personal es un espía

No pasará mucho tiempo antes de que muchas o incluso la mayoría de nuestras actividades diarias, dentro y fuera del trabajo, se lleven a cabo con la ayuda de asistentes digitales personales (PDA) como Alexa, Cortana, Google o Siri. Desde la comprobación de las citas diarias hasta el envío de mensajes, o la captura de novedades personales y profesionales, estas PDAs prometen ser el tipo de asistentes muy eficientes en los que podemos confiar.

A menos que nos estén grabando, secretamente, o transcribiendo lo que decimos. Pongamos, por ejemplo, el caso del asistente personal por voz de Amazon Echo, de nombre Alexa. Según una información de la revista The Intercept, “Amazon.com está estudiando un cambio de política de gran alcance, que permitiría a los desarrolladores de Alexa acceder a las transcripciones en bruto de los usuarios de la aplicación”, según fuentes bien informadas.

Amazon aseguró a CBS News que la compañía no “comparte con terceros información que pueda identificar a clientes, sin su consentimiento”. Pero el redactor jefe de la revista Wired, Nicholas Thompson, ya ha mostrado su preocupación en las noticias de la misma cadena CBS:

“Estos dispositivos son extremadamente útiles, eficaces y positivos. Pero también mantenemos con ellos una relación totalmente diferente que con el resto de  nuestros dispositivos, les hablamos y nos graban conversaciones que realmente no queremos divulgar en cualquier parte”, subraya Thompson.

“En este momento, los dispositivos Amazon Echo sólo graban cuando escuchan el aviso, Alexa”. Pero Thompson asegura que “en el futuro, probablemente grabarán todo el tiempo una vez que nos acostumbremos a ellos. En este momento, Amazon está siendo cauteloso, porque no quiere que la gente se asuste”.

Dar a los desarrolladores transcripciones en bruto de la gente diciendo: “Alexa, ¿qué tengo en mi calendario para hoy?”,  puede parecer inocuo, pero si Thompson está en lo cierto y estos dispositivos comienzan a grabar 24/7, estaremos hablando de un potencial problema sin precedentes para la privacidad y la seguridad.

Las PDA activadas por voz, que almacenen grabaciones, serían un objetivo tentador para los hackers, que también podrían “pinchar” un dispositivo para escuchar en tiempo real. ¿Estarían sus competidores dispuestos a pagar por acceder a sus reuniones de estrategia corporativa, vía streamming en directo? ¡Sería mejor que Pandora Premium!

En 2013, ya hubo un debate porque algunos aparecieron con sus gafas Google para grabar a compañeros y colegas en la oficina de forma subrepticia. Pero, en ese caso, al menos se veía claramente quién las utilizaba. Ahora, una simple PDA puede hacer el trabajo sucio, sin ser detectada ni levantar sospechas.

Luego no diga que no le advertimos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: