IA en el sector asegurador: cómo ofrecer un producto personal, flexible y asequible

¿Cuándo fue la última vez que su compañía de seguros se dio cuenta de que su vida había cambiado (por matrimonio, paternidad, nueva casa) y le diseñó un plan concreto solo para usted? ¿Acaso se lo ofreció, sin que usted lo reclamara?

Sin entrar a invadir la privacidad personal, ésta es la visión futura de los seguros: personal, asequible y flexible. La inteligencia artificial (AI) puede ayudar a las aseguradoras a entender mejor a sus clientes, de forma nueva y potente, y permitirles ser proactivas y competitivas, a la hora de satisfacer sus necesidades.

¿Por qué AI?

Es posible que haya escuchado los términos análisis, análisis avanzado, aprendizaje automático e inteligencia artificial. Aclaremos:

Analytics es la capacidad de grabar y reproducir información. Puede registrar las transacciones de los clientes e informar sobre la cantidad de servicios que utiliza un cliente.

Este mismo término se convierte en análisis avanzado, cuando se escriben algoritmos para buscar patrones ocultos y así agrupar clientes, en función de los servicios que consumen.

Se puede hablar de aprendizaje automático, cuando el algoritmo mejora con la experiencia, aprende, a partir de ejemplos, para predecir los servicios que demandará cada cliente.

Con inteligencia artificial nos referimos a cuando se le encomienda a una máquina que realice una tarea que los seres humanos consideramos interesante, útil y difícil de hacer. El sistema es artificialmente inteligente si, por ejemplo, los algoritmos de aprendizaje automático descubren las necesidades del cliente y recomiendan una solución.

AI se construye a menudo a partir de algoritmos de aprendizaje automático, que deben su efectividad a los datos de entrenamiento. Cuantos más datos de alta calidad haya disponibles para ello, más inteligente será la máquina. La cantidad de datos disponible para entrenar máquinas inteligentes ha aumentado. De acuerdo con un artículo de Forbes.com, en 2020, cada ser humano en el planeta creará aproximadamente 1,7 megabytes de información nueva por segundo. Según IDC, la información en centros de datos empresariales crecerá 14 veces entre 2012 y 2020.

Para las compañías de seguros que utilicen fuentes tradicionales de información sobre sus clientes (historial de operaciones realizadas, ingresos o edad), la importancia de estos nuevos datos puede no ser evidente. Pero aprovecharlos resulta clave para crear valor. Y así lo indica que muchas entidades de seguros crean que la inteligencia artificial puede ayudarles a comprender el viaje de sus clientes y, de este modo, acompañarles en él.

Puede permitirles ofrecer:

Productos más asequibles

El fraude es un despilfarro para las aseguradoras y resulta costoso para los clientes. De acuerdo con McKinsey Global Institute, el 10% de los costes de reclamaciones en propiedades y siniestros es potencialmente fraudulento. La IA puede detectar anomalías en las reclamaciones de seguros, monitorizarlas y crear patrones que indiquen posible  fraude y lo descubran. Así podrían reducir también el precio de sus productos.

Actitud más receptiva

Las compañías de seguros receptivas requieren personal adecuado. AI puede pronosticar la demanda y que las compañías de seguros puedan manejar los picos de solicitud de servicios. Puede ayudar a los administradores a planificar el trabajo de su personal y satisfacer mejor esas necesidades. De acuerdo con McKinsey Global Institute, las compañías de seguros pueden aumentar la productividad del 6 al 8%, gracias a la inteligencia artificial y mejorar la disponibilidad de su personal y recursos. Si se anticipa a la demanda, puede responder rápidamente y satisfacer a sus clientes.

Un servicio más personal

Las compañías de seguros tienen la oportunidad de personalizar las relaciones con sus clientes. Tomemos, por ejemplo, los seguros de coche. La AI puede aprender patrones de comportamiento del conductor, mejorar sus cálculos de riesgo y personalizar su estrategia de respuesta. De acuerdo con McKinsey Global Institute, una aseguradora puede reducir el comportamiento del conductor arriesgado un 53%, si personaliza el cálculo de riesgos. Obtener personal reduce el riesgo tanto para la aseguradora como para el cliente.

Más valioso, en tiempo real

Un servicio personal es más valioso cuando se entrega en tiempo real. La inteligencia artificial permite a las compañías de seguros automatizar sus decisiones y políticas, lo que simplifica la interacción entre cliente y compañía. De acuerdo con el McKinsey Global Institute, el 39% de las gestiones administrativas puede automatizarse completamente con AI, ya que puede aprender a detectar signos de cambio en la vida de los clientes (un nacimiento, por ejemplo), tomar decisiones administrativas y responder, en tiempo real, con opciones de seguro que se ajusten a esta realidad. Automatizar las operaciones, responder a los clientes rápidamente y aumentar el valor de sus servicios, son sus grandes beneficios.

Aplicar AI es un valor diferenciador

Si consideramos que AI es solo una tecnología, tiene sentido adoptarla de acuerdo con las prácticas estándar de ingeniería de sistemas. Es decir, construyendo una infraestructura de datos empresariales, en la que introducir e integrar todos los datos disponibles, y poner en marcha análisis básicos, analíticas avanzadas y soluciones AI. Esta estrategia tarda un tiempo en trasladarse al ROI, pero constituye un valor diferenciador muy claro; seguir siendo competitivo.

Autor: Jerry Overton

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: