Cuando la nube se vuelve tormenta

Estaba siendo un verano tranquilo, hasta que comenzó una serie desafortunada de desastres naturales, huracanes y terremotos, que llevó la devastación a algunas regiones del planeta. Desde el punto de vista de la continuidad del negocio y la recuperación de desastres, hay mucho que pensar al respecto. ¿Qué debería hacer un responsable de TI o un CIO?

Para empezar, lo ideal es no poner todos los huevos en la misma cesta, o todos los recursos en la nube en una sola región o zona. Por ejemplo, sería inteligente distribuir los recursos informáticos y los datos en varios lugares remotos, y no solo en Estados Unidos, o en el norte de California, por decir algo común.

También hay que asegurarse de que los centros de datos remotos pueden entregar los recursos, cuando sea necesario. Al igual que lo hacemos con las copias de seguridad, debe poner a prueba sus nubes ante posibles desastres, antes de que algo ocurra.

Las empresas, a menudo, ignoran la recuperación ante desastres, hasta que es demasiado tarde. Pero, la nube ha facilitado esta tarea, incluso entre pequeñas empresas.

No hay un tamaño único para poner en marcha un plan de recuperación. Pero, los factores a considerar son:

Asegurar conexiones correctas. La continuidad del negocio es integral, mientras que la recuperación ante desastres se centra en las TI. Debe integrar estos dos mundos. Por ejemplo, ¿puede su plan de recuperación identificar y priorizar las aplicaciones más críticas para su negocio?

Definir roles y responsabilidades. Tiene que haber equipos de recuperación de desastres, con funciones y responsabilidades específicas.

Aplicar la gestión de riesgos. Los entornos de producción siempre están cambiando y el ritmo de evolución tecnológica de las empresas es hoy más rápido que nunca. Su planificación debe tener esto en cuenta. Cuando utilizamos la nube desde múltiples zonas físicas, ya estamos avanzando más de la mitad del plan de recuperación.

Actualizar, probar, y vuelta a actualizar. El mantenimiento continuo marca la diferencia entre un plan de recuperación exitoso y uno fallido. Actualice y pruebe su plan de recuperación con regularidad, y después de cualquier cambio importante en su entorno de producción.

También debe asegurarse de que sus trabajadores pueden trabajar de forma remota, si las cosas salen mal.

Inmediatamente después de un desastre natural, todos, por supuesto, nos centramos en ponernos a salvo. Una semana después, el agua podría haberse ido, pero las oficinas podrían estar llenas de barro y mosquitos. Debemos asegurar que la gente puede hacer su trabajo desde casa.

Para ello, hay que estar seguros de lo siguiente:

1) Nuestro personal tiene acceso a Internet doméstico, lo suficientemente rápido como para acceder a los recursos de trabajo.

2) Los medios corporativos deben estar accesibles para todos.

3) La red privada virtual (VPN) (¿tiene una VPN corporativa?) debe poder manejar el gran volumen de tráfico que se genere.

Si hacemos todo esto, podremos lograr que nuestra empresa sobreviva, incluso a un desastre natural a gran escala. Si no lo hacemos, buena suerte. La vamos a necesitar.

 

Autor: Steven J. Vaughan-Nichols

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: