Cuestiones previas a migrar al Cloud

Cada vez más empresas migran sus aplicaciones a nubes públicas y privadas. La principal diferencia de migrar a una opción u otra es la disponibilidad de herramientas y servicios nativos que pueden acelerar mucho el proceso. Por ejemplo, AWS dispone de un servicio de migración de base de datos que permite trasladar la información al servicio gestionado de AWS. Con nubes privadas, las empresas deben confiar en herramientas y proveedores de terceros, para cubrir sus necesidades de migración. Independientemente de cuál sea su objetivo Cloud, hay dos enfoques principales de migración, de servidor y de aplicaciones.

Migración del servidor

Las migraciones de servidor se basan esencialmente en herramientas e implican la migración de servidores completos (físicos o virtuales) a nubes privadas o públicas. La idea es que la(s) aplicación(es) del servidor continúen funcionando, tal cual son, después de la migración. Estas operaciones de traslado no implican corregir código y, por tanto, son más rápidas y económicas, y entrañan un nivel de riesgo comparativamente más bajo. Sin embargo, no hay margen para modernizar estas aplicaciones o integrarlas con servicios nativos de plataforma de bases de datos, middleware, o PaaS, durante el proceso. Normalmente, estas migraciones de servidores funcionan bien, siempre que se mantengan las versiones actuales de la aplicación, de los servidores de aplicaciones y los tiempos de ejecución en la plataforma de destino.

Y de las aplicaciones

La migración de aplicaciones es el enfoque preferido, cuando se requiere algún nivel de corrección de código, que tenga en cuenta las variaciones entre el entorno de origen y el de destino. Estas modificaciones pueden derivarse de diferentes sistemas operativos, servidores de aplicaciones o tiempos de ejecución.

La migración basada en aplicaciones también es preferible en escenarios donde el cliente requiere integración con servicios nativos, que maximicen los beneficios de la nube pública y minimicen el TCO de las aplicaciones de nube privada. Como suelen requerir algún tipo de corrección de código, las migraciones de aplicaciones no son tan rápidas como las de servidor.

El riesgo y costes asociados también son superiores y dependen del grado de automatización que se logre. Las migraciones de aplicaciones se utilizan comúnmente en escenarios que implican migraciones de UNIX a Linux, actualizaciones de Windows / Linux, actualizaciones de servidor de aplicaciones (JBoss, etc.) y actualizaciones de tiempo de ejecución (.Net, Java, etc.).

Lo último, contenedores

Otro acercamiento emergente en este tipo de migraciones es la llamada estrategia de contenedores. La idea es descomponer una aplicación o servidor en componentes, tipo servidores de aplicaciones, servidores web, servicios de datos, etc, para luego empaquetar cada componente por separado, como un contenedor (micro-VM). Los contenedores se envían luego al registro de contenedores de confianza del cliente, para su implementación.

Los contenedores ofrecen el más alto nivel de portabilidad, en cuanto a cargas de trabajo, y el más alto nivel de utilización de los recursos del sistema. El esfuerzo para contener una carga de trabajo es mayor que el derivado de una migración de servidor, pero igual o menor que el de las migraciones de aplicaciones.

Modernización versus migración

Una vez que las aplicaciones se migran a la nube, ya sea desde el servidor o de la aplicación, el siguiente paso lógico sería modernizar estas aplicaciones hacia una nube nativa. Esto permitiría a las aplicaciones aprovechar al máximo las ventajas del modelo de entrega Cloud, integrando y automatizando servicios Cloud, con DevOps, microservicios y contenedores. El ejercicio de modernización requiere una evaluación de la aplicación que determine si ésta necesita una nueva arquitectura que aborde nuevos marcos y patrones. Para aplicaciones de tecnología heredada, una modernización Cloud nativa también podría implicar una conversión tecnológica.

Socios de migración Cloud

Muchas empresas deciden apoyarse en terceros que faciliten esta migración a la nube. Los socios certificados aportan la experiencia necesaria para migrar las abultadas carteras de aplicaciones y servidores.

DXC dispone de un equipo experto en plataformas Cloud y externalización de tecnologías (ITO, Information Technology Outsourcing), especializada en migración de servidores. Del mismo modo, nuestro equipo de servicios de aplicaciones ofrece consultoría, contenedores, migración, modernización, integración y administración de aplicaciones, incluida una oferta diseñada específicamente para migración de nubes públicas a Microsoft Azure y Amazon AWS.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: