Disrupción, la única salida

Una tecnología o idea es disruptiva cuando resuelve problemas simples y generales, de modo aún no probado. Incluso, pueden originar mercados completamente nuevos, como fue el caso de Internet para la publicación y publicidad online, las redes móviles, o fenómenos como Airbnb que ha facilitado a cualquier persona y desde cualquier sitio poner en alquiler su  vivienda.

La disrupción tiene el poder de crear y de destruir. La publicidad online y el contenido gratuito pusieron en peligro a la prensa impresa, por ejemplo, mientras que la transmisión de video y los servicios tipo Netflix parecían condenar en taquilla a los éxitos cinematográficos.

Pero la transformación no es un coto cerrado para los creadores de productos y servicios disruptores. Las empresas deben buscar activamente esa transformación que mejore sus procesos internos, productos y servicios, e impulse la productividad de sus empleados.

La tecnología móvil es un buen ejemplo: las iniciativas móviles efectivas ofrecen a los trabajadores de las empresas una flexibilidad sin precedentes, con respecto a dónde y cuándo trabajan. Esto hace que los empleados sean más eficientes y estén más satisfechos, porque la tecnología móvil se ajusta mejor a sus necesidades y, en el caso de los Millennials, a sus experiencias.

Por el contrario, las empresas que evitan o rechazan activamente la disrupción se quedan atrás, frente a otros competidores que sí la fomentan. ¿Qué fuerza de ventas será más ágil y efectiva: la que lleve portátiles y buscapersonas, o la equipada con teléfonos inteligentes y tablets?

Esta disrupción puede venir de muchas formas, como señala Matt Johnson colaborador de ITProPortal:

A menudo, la disrupción simplemente significa mirar hacia adentro. Es crucial analizar los procesos internos e identificar las áreas que podrían mejorarse. Problemas menores, como realizar múltiples llamadas telefónicas o enviar varios correos para el mismo documento, o demoras debidas al simple cambio horario entre distintas sedes pueden suponer un gran freno a la productividad a largo plazo. Pequeños cambios, como adoptar nueva tecnología de comunicación o colaboración, pueden tener un gran impacto”.

Puede ser difícil de ver, al principio, pero las oportunidades que abre la disrupción nos rodean. El problema es que no se trata de un tema opcional. Las empresas que no lo adopten, y aprovechen, están condenadas al fracaso.

Disrupción o morir: la elección es suya.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: