El trabajo del futuro puede que no tenga lugar físico

La tendencia de disponer de una fuerza de trabajo cada vez más móvil y remota no muestra señales de agotamiento, y los empleados siguen demandando flexibilidad en el lugar y el momento en que cumplen su cometido.

Menos de uno de cada tres empleados (32%) – e incluso menos entre los Millennials (27%) – pasaron todas sus horas de trabajo en una oficina física, en el último año, según una reciente encuesta de Staples.

Piénselo: hace diez años esos porcentajes serían inconcebibles. Pero, la tecnología digital (en forma de internet, dispositivos móviles, la nube …) ha trasladado el lugar de trabajo a cualquier sitio, con conexión a una red. Las herramientas que proporcionan videoconferencia y colaboración remota eran relativamente novedosas e inconsistentes hace una década, pero hoy proliferan en las empresas, gracias a la gran contribución de unas redes más potentes y la nube.

También es una respuesta lógica a la demanda de los empleados. Esa encuesta de Staples, realizada entre empleados de EEUU, muestra que el 43% de los encuestados considera que la flexibilidad del trabajo remoto es una necesidad absoluta.

“Aunque la oficina todavía es su centro de operaciones, trabajar de forma remota, al menos ocasionalmente, ha pasado de ser agradable a ser una parte esencial de nuestra vida, que afecta a  todo, desde la captación del talento hasta la productividad”, ha asegurado la propia compañía de estudios, al anunciar los resultados de su encuesta anual al respecto.

Y ¿cuándo parará esta tendencia, si es que lo hace? Según Staples, para el 57% de los encuestados trabajar en remoto elimina distracciones. Si los empleados pueden ser más productivos trabajando de forma remota, y las empresas ahorrar dinero mediante la reducción de personal o incluso la eliminación de oficinas físicas, ¿por qué no llevarlo a sus últimas consecuencias?

Claro, podría decirse que hay buenas razones para preservar una oficina central o una sede: hablar con colegas cara a cara y trabajar codo con codo tiene sus ventajas, y es bueno tener un espacio para reunirse con clientes, socios y posibles empleados. En la mayoría de los casos, sin embargo, eso apenas requiere un edificio completo o incluso una planta.

Las compañías más pequeñas han estado funcionando virtualmente durante un tiempo, a menudo porque no pueden permitirse comprar o alquilar oficinas. Pero, no se sorprenda si, con el tiempo, las empresas más grandes dan también este paso. La tecnología está ahí. Sólo se trata de si tiene sentido estratégico (y financiero).

¿Su empresa aún tiene una oficina o espacio de trabajo compartido? Y, ¿lo necesita?

Chris Nerney, escritor especializado en tecnología móviles, colaboración, lugar de trabajo e informática en la nube

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: