Cuatro razones para apostar por un modelo híbrido y ser intermediario de servicios

Hoy en día, un número creciente de unidades de negocio de las organizaciones está consumiendo servicios de nube pública de forma directa, en muchos casos pasando los criterios de gobierno central de TI. Depende de las organizaciones tecnológicas adoptar un modelo operativo híbrido para gestionar sus recursos, y seguir siendo un actor relevante en el entorno de las ágiles nubes públicas.

El desafío que afrontan muchas organizaciones de TI es plantear un modelo demasiado férreo de infraestructura como servicio (IaaS), y no lo suficientemente ágil para responder a lo que realmente demanda el negocio: acceso a múltiples plataformas de TI y a aplicaciones bajo demanda.

Aunque es posible consolidarlo todo en una única nube pública o privada, esto restará mucha agilidad y añadirá costes excesivos, frente a un planteamiento híbrido de TI que combine nubes públicas y privadas, y permita el autoservicio y la automatización avanzada de procesos clave.

A medida que las empresas tradicionales se convierten en digitales, los departamentos de TI deberán pasar de ser un mero administrador de software e infraestructura, para convertirse en intermediarios de servicios en la nube y administrar múltiples aplicaciones y servicios. Para ello, deben suceder tres cosas:

En primer lugar, los directivos de una línea de negocio se sentirán cómodos sin tener que ocuparse de  las TI y podrán confiar en que su departamento de TI ofrezca estos nuevos servicios en la nube en el momento en que se precise en cada compañía.

En segundo lugar, estos responsables de TI deben explicar a los directores de negocio que su departamento puede orecerles el máximo aprovechamiento de lo que ofrecen diferentes proveedores y lo que utilizan distintos departamentos. La integración de estos servicios en el proceso de adquisición interno habitual de la organización facilita la vida de los responsables comerciales, ya que les ahorra la molestia de cargar los gastos por servicios en la nube a sus tarjetas de crédito.

En tercer lugar, al convertirse en un intermediario de servicios en la nube, el departamento de TI crea una única consola que ofrece visibilidad de todos los servicios en la nube que tiene la compañía. Por defecto, cada proveedor generalmente tiene su propio portal, en su mayoría funcional. Estas fuentes dispares deben integrarse en un único panel y tablero que brinde la máxima visibilidad.

Aunque puede ser un desafío cambiar el modelo tradicional de un departamento de TI corporativo, pueden lograrse importantes beneficios del modelo híbrido. Los siguientes son sus cuatro beneficios principales:

  • Tiempo rápido de comercialización. En un entorno de TI tradicional, por ejemplo, podría llevar varias semanas, incluso meses, adquirir un servidor. En un modelo operativo de TI híbrido, que aplica autoservicio y altos niveles de automatización, el personal y los comerciales pueden aumentar sus servidores y servicios para una aplicación comercial concreta en apenas horas, a menudo en menos de 15 minutos.
  • Mayor visibilidad. Al disponer de un cuadro de mandos, puede mostrar cuántos servicios heredados de TI y servicios en la nube, públicos y privados, utiliza la organización, independientemente de sus ahorros, o de si la organización TI funciona de forma eficiente. En un reciente estudio de tecnología realizado por DXC, descubrimos que la gran mayoría de los departamentos de TI ejecuta una cantidad significativa de sus servidores, a un 10% o menos de su capacidad, lo que significa que están aprovisionando muchos más recursos de los necesarios (o simplemente se les olvidó hacerlo, cuando cancelaron la última aplicación comercial). El cuadro de mandos híbrido permite eliminar este derroche.
  • DevOps más eficiente y ágil. La capacidad de generar fácilmente entornos de desarrollo en la nube permite a los desarrolladores proporcionar información y servicios, cuando la empresa los necesita. Además, el modelo operativo híbrido de TI les permite trabajar en el modo más rentable en cada momento. Por ejemplo, para el desarrollo, pueden querer ejecutar servidores en la nube pública, y así lograr flexibilidad máxima, pero una vez en producción, ejecutar la parte de la base de datos en una nube privada por razones de seguridad. Trabajar con un intermediario de servicios en la nube hace posible abarcar varias nubes, lo que reduce costes y el tiempo total destinado a ello, además de aumentar la visibilidad de todas las actividades en la nube de la compañía.
  • Mejora de la gobernanza. Cuando todas las actividades de TI se administran a través de un modelo operativo de nube híbrida, el departamento encargado puede manejar la seguridad, el cumplimiento normativo y el presupuesto. Un modelo operativo eficiente e híbrido también hace innecesario que la organización tenga ocultos servicios TI, ahorrando costes y eliminando el riesgo de duplicar recursos o pagar por servicios que ya no se utilizan.

La implementación de un modelo operativo de TI híbrido, que nos convierta en intermediario de servicios en la nube, requiere que todos en la organización respalden la nueva estrategia. Por eso, es crucial para la organización de TI tomar la iniciativa en el desarrollo y despliegue de un plan integral que aborde los cambios organizativos y de mentalidad necesarios.

Jelle Wolthuizen es gerente de producto, plataforma y soluciones de integración para DXC Cloud y Platform Services.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: