El cambio asusta, la disrupción también, pero quedarse atrás es aterrador

El mundo laboral está a punto de cambiar drásticamente. Realmente, lleva un tiempo evolucionando, al rebufo de los impresionantes avances de las tecnologías digitales, que están llevando al mundo laboral a un modelo basado en los empleos esporádicos.

Pero el ritmo, ya vertiginoso, del cambio se va a acelerar en los próximos 15 años, volviendo irreconocibles muchas de las herramientas y roles profesionales actuales y cambiando la forma de colaborar entre trabajadores, la toma de decisiones e incluso la estructura de la propia organización.

Los empleados cada vez interactuarán más con otros trabajadores temporales o esporádicos, con nuevas máquinas y tecnologías “inteligentes”, como asistentes de voz inteligentes, robots y algoritmos capaces de aprender, tomar decisiones y poner en marcha algunas medidas.

Para alguien acostumbrado a una mayor estabilidad y orden en su trabajo, el futuro puede parecer bastante desalentador. ¡Y lo es! Jeanne Meister, socia de la empresa de investigación y asesoría en recursos humanos, Future Workplace, asegura que el éxito en la economía digital requiere lo que ella llama “habilidades en forma de Z“.

“Las habilidades en forma de Z combinan el conocimiento profundo de los negocios y del mundo digital, a partir de cinco habilidades clave; colaboración, pensamiento crítico, comunicación, fluidez y gestión del cambio, además de un marcado carácter creativo e innovador”, asegura la experta.

Esto puede ser tarea difícil para los millones de trabajadores que no están acostumbrados a ser proactivos o a pensar fuera de los parámetros de su trabajo concreto. El inversor y autor, James Altucher, escribe en “La ecuación de Uber: Cómo tener éxito en la economía de la innovación” que “un largo siglo de corporativismo ha moldeado a generaciones de trabajadores para que adopten una mentalidad de 9 a 6”.

No obstante, en un mundo donde las máquinas manejan responsabilidades que afectan al servicio al cliente, la gestión de inventario o el análisis financiero, los trabajadores deben demostrar un valor adicional, o corren el riesgo de perder sus empleos.

Afortunadamente, si hay un lugar donde los humanos tienen ventaja sobre las máquinas (al menos por ahora), es en las habilidades blandas, como las que menciona la propia Meister y que son también muy relevantes, como la creatividad o la capacidad de innovación.

Altucher sostiene que las formidables habilidades que las personas necesitan para sobrevivir en la economía actual y futura, en realidad, se alinean con nuestra curiosidad intelectual innata. “Tenemos que explorar”, escribe. “Queremos adaptarnos constantemente a nuevos entornos y utilizar la parte de nuestro cerebro que evolucionó específicamente para crear nuevas obras de arte o nuevas producciones”.

Afrontémoslo: muchas personas odian sus trabajos o algunos aspectos de sus trabajos. ¿No sería maravilloso liberarse de las tareas más pesadas para centrarse en actividades más satisfactorias y valiosas? Seguro que sí, pero sin librarse tanto de las tareas más esclavas que lleguen a perder su empleo.

Pero, si ese es el destino del empleado, lo realmente importante será su capacidad de adaptación a los nuevos requisitos del lugar de trabajo, y su condición más valiosa será, no por casualidad, esta maleabilidad.

Por cierto, yo no solo doy consejos de “experto”; también estoy viviendo estos cambios. El panorama de los medios de comunicación ha cambiado mucho, en los últimos años. Muy pronto lanzaré un podcast, y para ello he tenido que aprender mucha información y nuevas habilidades. Y, cada año, actualizo mi perfil en LinkedIn y otras plataformas para recoger mis nuevos conocimientos sobre las tecnologías, o me quedaré fuera del mercado. Esa es una de las razones por las que me encanta escribir sobre el puesto de trabajo del futuro; me obliga a estar al día.

El cambio asusta, la disrupción también, pero quedarse atrás es aterrador No puede hacer nada con respecto a las dos primeras afirmaciones, aparte de saberlo. Pero, la buena noticia es que sí puede hacer mucho para no quedarse atrás. Y eso es adaptarse, aprender, adaptarse, aprender, adaptarse, aprender…., y así hasta el infinito.

Comments

  1. Mauriett Quintero says:

    👏👏👏👏👏

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: