No atrape a sus empleados en una “oficina abierta”

Trabajo desde casa desde hace 20 años, algo a lo que estoy muy agradecido. Tiene todas las ventajas imaginables. No debo hacer un viaje estresante y que desperdicie mi tiempo. Controlo mi entorno y tengo la flexibilidad de fijar mi propio horario, o tomarme descansos que pasan desapercibidos. Incluso siempre tengo ropa limpia a mi disposición.

Pero las personas somos un animal social y yo mismo voy con mi portátil, una o dos veces por semana, a una concurrida cafetería local. A pesar del ruido permanente y las conversaciones alrededor, consigo centrarme realmente en mi trabajo, incluso en este entorno.

Sin embargo, como demuestran años de estudios, muchos trabajadores tienen que lidiar con las distracciones propias de una oficina abierta, donde desarrollan su labor junto a otros colegas o incluso en una oficina compartida, con personas que ni siquiera pertenecen a su empresa. Como subraya el proveedor de plataformas de gestión del trabajo, Workfront, las oficinas abiertas reducen la productividad:

Después de revisar más de 300 artículos, de 67 revistas diferentes, podemos concluir que los diseños de oficinas abiertos “se consideran muy importantes para la productividad de sus ocupantes”. Además, se suele coincidir en que “se debe dar una alta prioridad a las estrategias de reducción de ruidos, en el diseño de los espacios de oficina, para mejorar su ocupación y productividad”.

En esta misma línea, otro análisis basado en el estudio de 100 espacios de trabajo abiertos constata que el diseño favorece las tasas de ocupación de las oficinas, aunque otro informe similar, basado en 50 encuestas realizadas a empleados de oficinas abiertas, constató la existencia de quejas constantes sobre el ruido y las interrupciones permanentes en este tipo de oficinas. ¿Qué podemos hacer? ¿Volver a los días en que todos teníamos una oficina llena de paredes?

Eso no es probable que suceda. Las oficinas abiertas son mucho menos costosas que la alternativa tradicional. En esta línea, Workfront ofrece varias soluciones en su blog que aliviarían el problema; socializar deliberadamente (para reducir la interrupción constante), bloquearse la agenda para tratar con otros compañeros o reducir el sonido en las oficinas. Aunque son consejos geniales, no terminan de erradicar el déficit de productividad asociado a las oficinas abiertas.

En cambio, a los empleadores y empleados les vendría mucho mejor que el trabajo pudiera realizarse en cualquier momento y lugar. “Al final, la mejor solución es adoptar una estrategia flexible en el trabajo, que brinde a los empleados la alternativa que mejor se adapte a ellos y a su productividad personal”, se insiste desde Workfront.

Eso significa ofrecer a los empleados la opción de trabajar de forma remota, todo el tiempo o una parte, según las necesidades de la organización y la capacidad de los trabajadores para ser productivos en otros entornos. De hecho, los millennials y los miembros de la Generación X consideran esta flexibilidad como una gran prioridad, a la hora de elegir nuevo empleo o de permanecer en el que están. Es mejor que las empresas “jueguen” con esta posibilidad antes que combatirla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: